Menú
COELBO desarrolló y patentó en el año 1988  un dispositivo electrónico que substituía los tradicionales presostatos mecánicos para el control del arranque y puesta en marcha de electrobombas.

Este dispositivo poseía y posee múltiples ventajas por lo que su utilización que se expandió rápidamente por todo el mundo sigue siendo vigente.

Las ventajas de este dispositivo son básicamente la integración en un único aparato compacto de: un sensor de presión para el control de la presión de puesta en marcha, un sensor de flujo para gestionar el paro y evitar el funcionamiento en seco de la electrobomba, una membrana que otorga elasticidad al sistema hidráulico evitando constantes puestas en marcha y paros de la bomba debidas a pérdidas de agua en la instalación, una válvula de retención, la posibilidad de regular fácilmente la presión de puesta en marcha e incluso un manómetro.

Este aparato básicamente pone en marcha la electrobomba cuando se abre un grifo de la instalación y la detiene cuando finaliza el consumo de agua.

Partiendo de estas premisas se han desarrollado a lo largo de estos años una gran variedad de dispositivos para adaptarse a las necesidades del mercado.
COELBO desarrolló y patentó en el año 1988  un dispositivo electrónico que substituía los tradicionales presostatos mecánicos para el control del arranque y puesta en marcha de electrobombas.

Este dispositivo poseía y posee múltiples ventajas por lo que su utilización que se expandió rápidamente por todo el mundo sigue siendo vigente.

Las ventajas de este dispositivo son básicamente la integración en un único aparato compacto de: un sensor de presión para el control de la presión de puesta en marcha, un sensor de flujo para gestionar el paro y evitar el funcionamiento en seco de la electrobomba, una membrana que otorga elasticidad al sistema hidráulico evitando constantes puestas en marcha y paros de la bomba debidas a pérdidas de agua en la instalación, una válvula de retención, la posibilidad de regular fácilmente la presión de puesta en marcha e incluso un manómetro.

Este aparato básicamente pone en marcha la electrobomba cuando se abre un grifo de la instalación y la detiene cuando finaliza el consumo de agua.

Partiendo de estas premisas se han desarrollado a lo largo de estos años una gran variedad de dispositivos para adaptarse a las necesidades del mercado.